Thursday, May 05, 2005

NO QUIERO MIS OJOS


He visto hombres caminar mares
y a mujeres soportar tempestades de hielo,
he visto niños llenando espacios de mayores
y animales llenando platos de miedo.

He visto hombres verticales
y mujeres inclinadas, planas.
He visto niños impresos de huellas
y animales.

He visto animales en la mañana
a cada instante
y en las tardes
y en las noches oscuras.

Me he cosido los ojos para no verlos
y el corazón se ha convertido en órgano guía
y no puedo callarlo.

He estrangulado al órgano guía.
Parece que ya no respira
y, sin embargo,
oigo lamentos a mediodía
dondequiera que esté.

He subido el volumen de mis cascos perpetuos
y ya tengo ruido en el cerebro
y la razón empieza a denunciar los decibelios.

Hoy he dislocado la razón con mis falacias
y sigo viendo animales
en las carreteras, en los zoos, en los laboratorios,
en los circos, en los toros, en los cotos,
en las calles de los pueblos desangrados,
en los aledaños del infierno, en el desierto,
en las industrias, en el campo, en pabellones,
en camiones, en tu plato, en las medicinas
en los jabones, en las galletas, en los comedores,
en las fiestas, en las cenas, en los aviones,
en las tapicerías, en los bolsos y zapatos,
en las bufandas, los abrigos, las carteras, las llaves,


en cada centímetro que rodea mi espacio.

3 comments:

eve said...

Me conmueven profundamenteme estos versos... me pasa igual, me duele tanto lo que veo, pero prefiero ver y compartir el sufrimiento; y no ir por la vida esquivando la mirada y ser cómplice del infierno que les provocan a los animales.

eve said...

te admiro mucho y me parece hermoso usar las poesías para trasmitir semejantes verdades. Felicitaciones por el blog, lo voy a seguir mirando...y llorando..., es que me toca el alma.

Maria Luisa Arenzana said...

Muchas Gracias Eve por tus palabras. Es siempre reconfortante encontrar gente que se conmueve y que no es indiferente a las situaciones de injusticia que desgraciadamente nos rodean.
Un abrazo,
Maria Luisa